miércoles, 6 de noviembre de 2013

En la Comisión Directiva de la Comisión Provincial por la Memoria sellan un PACTO INJUSTO, SEXISTA y PATRIARCAL


CARTA ABIERTA II:

En la Comisión Directiva de la Comisión Provincial por la Memoria
sellan un PACTO INJUSTO, SEXISTA y PATRIARCAL

Con la renuncia de Alejandro Mosquera NO ALCANZA

El día 4 de noviembre de 2013, Alejandro Mosquera se apersonó en la reunión de la Comisión Directiva y presentó su renuncia indeclinable al cargo de Secretario Ejecutivo de la Comisión Provincial por la Memoria de la provincia de Buenos Aires.
Leemos y analizamos su renuncia como una muestra más de su culpabilidad. Está claro para todas las personas que venimos siguiendo de cerca la causa, que Mosquera confirma con esta acción las dificultades que tiene para defenderse de los hechos denunciados: acosar laboral y sexualmente a quien fuera su secretaria privada en dicho organismo.
Lo oímos en estos meses de parte de otras víctimas, no sería la primera vez que comete este tipo de delitos. Otras lo padecieron, no lo pudieron denunciar, hablaron en silencio renunciando a sus puestos de trabajo, no encontraron formas de enfrentarlo. Mosquera se sentía poderoso. Mosquera acosaba porque podía, gozaba de privilegios para hacerlo. El acoso sexual tiene expresiones y tolerancias por demás naturalizadas y enmarañadas, se despliega en un ir y venir interminable, a veces por la fuerza; otras, de manera sutil y persistente. El acoso laboral y sexual agrede, confunde, intimida, avasalla, avergüenza, atemoriza.     
Pero no todo es para siempre. Un día, una joven, quien se desempeñara como secretaria privada de Alejandro Mosquera en la CPM, instaló un límite. Un límite ético y político. Lo denunció y en esa personalísima decisión, puso en evidencia el continuum de violencias sexistas que se despliegan día a día en todas las instituciones, incluso en la CPM.

Denunciamos los puntos centrales del pacto expresados en el comunicado de prensa de la Comisión Directiva de la CPM fechado el 4-11-13:

1.-Aceptar la renuncia sin avanzar en el proceso de actuaciones administrativas abierto implica invisibilizar el conflicto existente. Se acepta la renuncia de Alejandro Mosquera a su cargo de gestión como secretario ejecutivo, sin embargo continua como miembro honorable de la Comisión Directiva de dicha institución. Vergonzoso.

2.-Resaltan la importancia del proceso administrativo abierto, el que fuera llevado adelante por el Dr. Beinusz Szmukler, con la asistencia de la Dra. Elizabeth Rivas, para decir a renglón seguido que en ese proceso “ambas (partes) fueron escuchadas con las debidas garantías y la mayor discreción, de resultas de la cual se dictaminó que no quedó acreditada la inculpación”. Es cuanto menos maltrato y violencia institucional referirse a “ambas partes” en condiciones de igualdad. El denunciado es un jefe, no hay relaciones de simetría, no hace falta extenderse en esto. ¿Por qué aceptan una renuncia a un cargo tan importante como el de Secretario Ejecutivo si no queda acreditado el delito cometido? ¿Será porque Mosquera dice que es indeclinable en su decisión? ¿O será porque ésta es la salida corporativa, salomónica y posible dentro de las fronteras patriarcales?

3.-El informe sumarial sostiene textualmente: "los hechos descriptos en la denuncia y no desmentidos por el denunciado, podrían configurar, a criterio de esta Instrucción, una falta de respeto para con una dependiente jerárquica”. En el dictamen se explicitan las posible sanciones que van desde el apercibimiento o suspensión (sanciones correctivas) a la cesantía (la otra medida expulsiva que contempla la ley es la exoneración). En una relación jerárquica la falta de respeto es acoso laboral. Y si además ese acoso irrumpe contra el cuerpo de otra persona (generalmente mujer), es acoso sexual. Esto está tipificado en numerosos tratados y convenciones internacionales de rango constitucional y en leyes que rigen este país como es la Ley Nacional 26.485.
Es posible que para la Comisión Directiva y para el propio sumariante, no sea acoso sexual que los jefes todo el tiempo te traten de “mi amor”, opinen sobre la ropa que llevás puesta, se crean con derecho a tocarte el pelo, la cintura, a hacerte masajes en la espalda, se molesten y lo hagan saber usando el poder jerárquico que ostentan cuando una mujer dice NO, pretendan temas de conversación tales como las parejas de él, las mujeres con las que tiene relaciones, sus problemas más personales y se enojen porque no contás los tuyos, que escriban mails con frases del tipo: que no te de vergüenza llamarme, juro que no muerdo”. Son éstas algunas de las situaciones que el sumariante en su informe reconoce que Alejandro Mosquera no desmintió. Negar estos hechos, es ser parte de la cantinela patriarcal y sexista que inunda la cultura existente. 

4.-Por último, para profundizar las enormes desprolijidades con que desde la Comisión Directiva se manejaron con la denunciante, hacemos público que la joven víctima fue informada de la resolución tomada el mismo día 4/11/13 de manera telefónica. Tan loable tarea se le encomendó a la directora de administración general de la CPM. Maltrato y deshumanización de parte de quienes forman parte de un organismo de Derechos Humanos, quienes no han comprendido a lo largo de estos 4 meses la gravedad de la denuncia presentada ni el malestar y los riesgos psíquicos que esto le produjo a la joven.
En este sentido, es repudiable que la Comisión Directiva haya desconocido a la largo de todo este proceso a las representantes legales de la denunciante. Destrato y ninguneo bajo argumentos de tinte legalista, que seguro no aplicarían para sí mismos en muchos de los reclamos que la misma CPM hace a otras instituciones y al Estado cuando se violan DD.HH. No reconocer el derecho a ser representada por la Colectiva Feminista La Revuelta implica desprecio, desprecio por las que venimos a acompañar y a traer al escenario político lo que muchos y muchas prefieren no escuchar.

Con las muchas organizaciones sociales, de mujeres, feministas, sindicales y de DD.HH. que venimos reclamando justicias reparadoras ante esta denuncia, reafirmamos: A los pactos machistas, escraches feministas. Lo aprendimos en los reclamos por justicia y contra la impunidad de ayer y de hoy en todas sus formas. ¡Seguiremos!

Colectiva Feminista La Revuelta
Desde Neuquén (Patagonia Argentina)
 5 de noviembre de 2013.

Contactos de prensa:
Graciela Alonso: 0299-154380036
Ruth Zurbriggen: 0299-154282357

No hay comentarios:

Publicar un comentario